redes
Recomendar


 
lamparas halogenas  
 

Lamparas halogenas

Podemos decir que una lámpara halógena es una lámpara incandescente con ciertas diferencias, tiene un filamento que dentro tiene un gas inerte y en menores proporciones un poco de halógeno, esto produce una reacción química. La lámpara de halógeno tiene una estructura muy sencilla, ya que tiene casi lo mismo que las luces comunes incandescentes, tiene 3 partes constituidas por un bulbo o tubo de cristal de cuarzo (con relleno de gas halógeno), un filamento de tungsteno que tiene un soporte, y las conexiones exteriores que la conectaran a la red eléctrica. Hay de 110, 220 y 12 voltios y a veces se debe usar un transformador para reducir el voltaje. Las formas más comunes son las de capsula, las dicroicas y las lineales.

 
 

Ahorre dinero y gane en confort

Las lámparas halógenas quedan muy bien en la casa ya que dan una luz muy cálida, dan un 30% más de luz blanca y brillante, utilizando menos potencia en watts, consumen bastante menos energía, son de tamaño mucho menor, pero no pierden intensidad de luz, tiene larga durabilidad, y se conectan sin problemas a la red eléctrica. A todo esto también hay que comparar las desventajas, tienen menor consumo pero dan mucho más calor, a veces sucede que el cristal de cuarzo se recaliente de manera excesiva. Emiten rayos ultravioletas que en el caso de ser usadas como lámparas de lectura pueden perjudicar la vista, por lo tanto hay que ponerles un cristal protector para que absorba las radiaciones. No se deben tocar con los dedos ya que el calor de la mano altera la composición química del cuarzo. De todas formas son grandes iluminadoras en el hogar, dando una luz cálida, además de dar buena luminosidad, también se usan en oficinas, comercios, luces reflectoras, faros de los autos y de los camiones.

Cuando pensamos en iluminación pensamos en energía, sin energía no hay luz, uno de los problemas que se nos plantea es como seleccionar la mejor luz de ahorro de energía, se supone que las de bajo consumo serán las más apropiadas. Las fluorescentes son las luces que se conocen como bajo consumo y se consigue con ellas un gran ahorro de energía, cuando la prendemos demora un poco en encender, son ideales en lugares donde se necesitan muchas hora de luz encendida. Las de halógeno también son luces ahorrativas pero son ideales para baños y pasillos, las de LED son las que ahorran mucho, se encienden rápido pero son lámparas muy costosas de comprar, por lo general estas luces cuando hay que cambiarlas no están puestas en lugares muy accesibles.

 
 

Luz cálida y luz fría

En cuanto al color de las luces las hay de luz cálida y luz fría, esto significa que la luz cálida dará en el hogar espacios tranquilos y cálidos como bien dice su nombre, en cuanto a luz fría es la que se adecua a ambientes grandes o ambientes laborales como una fabrica. La potencia es una potencia equivalente a una incandescente siempre en estos casos hay que guiarse por las cajas, para tener en cuenta si hay poca luz hay que seleccionar una que tenga mayor potencia una de 100 W se puede sustituir por una fluorescente o Led de 20W o una halógena en el entorno de 50 a 70 watts. Cuando queremos crear un ambiente una de las mejores iluminaciones son las lámparas halógenas, es una luz nítida y brillante que quedara muy bien en muchos lugares de la casa, tienen una gran potencia y una buena iluminación. Son bombillas de pequeño tamaño, son ideales para lámparas de techo que estén empotradas, para trabajar o como luces ambientales. No son buenas para los ojos, ya que son muy intensas.

Para este problema se les puede poner un filtro, su bajo consumo hace que duren más que las lámparas comunes, hay posibilidades también de ponerles un regulador de potencia, tienen una buena durabilidad, y son muy lindas para la decoración. Este tipo de luz muchas veces se ve en rieles cuando están iluminando cuadros tanto en el museo como en una pinacoteca particular, destacando los colores de las telas, son ideales para resaltar las esculturas con una luz focalizada, en las casas se pueden hacer combinaciones de los sistemas tradicionales con este tipo de luz halógena. Cuando se construyen las casas o se hacen reformas podemos ya predeterminar el lugar donde estarán estas luces, al estar en el techo empotradas tienen la contra que cuando se queman es un tanto complicado poder cambiarlas. Podemos decir que desde que se comenzaron a usar se popularizaron bastante, hoy todas las personas saben lo que es tener una luz halógena y el tipo de luz que emite. Si pensamos en ahorrar energía usaremos lámparas de bajo consumo, es una forma de cuidar el planeta.